La Médica Veterinaria Vera Barrantes, referente de Zoonosis, explica cómo actuar ante la mordedura ocasionada por un animal a una persona o a otro animal. 

Ante una situación de este tipo, Barrantes aclaró la forma de proceder: “ya sea de perros hacia perros, o de perros hacia personas, o de gatos; es decir de animales hacia las personas, no es más que una medida de prevención-control. Tenemos que tener muy en cuenta la vigilancia epidemiológica de la rabia”.

“La rabia es una enfermedad que se transmite de los animales a las personas, no tiene tratamiento y se puede prevenir. Entonces, esto lo vamos a tomar como una medida de vigilancia epidemiológica en esta enfermedad, que es la única manera que se tiene para controlar”.

Una mordedura de animal se puede dar de muchas formas y el escenario puede ser muy variado: dentro de un hogar, al transitar por la vía pública, defendiendo una pelea de perros. Vera Barrantes señaló como primera medida importante: “identificar al animal. Si bien en ese momento es difícil pensar de qué manera actuar, más que atender nuestra herida, tenemos que ejercer sobre el animal medidas de prevención y de control que si no lo tenemos identificado serán imposibles de aplicar”.

La referente de Zoonosis amplió este punto: “Tratar de ver si ingresó a una casa, tomar en lo posible una foto con el celular, tratar de identificar el perro o el animal que nos muerde”.

La segunda medida es tratar ese traumatismo en un centro de salud. “En la Guardia del Hospital Municipal habrá unas planillas para completar para poder actuar sobre el animal que participó del accidente potencialmente rábico, como lo vamos a llamar a partir de ahora”, explicó Barrantes.

 

Esta documentación es enviada a Zoonosis para su actuación en cuanto al control de la situación donde “se debe hacer un control antirrábico durante 10 días. Esto es obligatorio, independientemente si el animal está vacunado contra la rabia o no. Obviamente, si está vacunado, el animal nos dará las medidas de control o de tratamiento a seguir post exposición”, apuntó la referente de Zoonosis.

“En el caso de las personas –prosiguió- el que esté vacunado nos da una tranquilidad en el tratamiento post exposición, que es un tratamiento que hay que hacer en las personas si sospechamos que el animal puede haberle transmitido la rabia; enfermedad que se transmite a través de la saliva en el caso de mordeduras grandes o profundas donde el riesgo aumenta y es necesario hacer un tratamiento en las personas. En el caso de lesiones muy leves, no habría riegos”.      

“Por eso es importante el control durante esos 10 días, porque si aparece algún síntoma sospechoso de rabia en el animal se tiene que iniciar un tratamiento en las personas. Por eso es tan importante la observación, que identifiquen al animal y muy importante que Zoonosis pueda acceder a la documentación, cuando son atendidos, para nosotros poder actuar”, concluyó Vera Barrantes.

 

Dirección de Comunicación – Martes 28 de julio de 2020.

 

   

 

 

 

 

 

   

 

 

   

 

 Concejo Escolar